Historia del Colegio "La Divina Providencia"

 

Dolores Medina Zepeda (Nace el 3 de abril de 1860 en México, DF, murió el 16 de diciembre de 1925, declarada Venerable el 3 de julio de 1998) sensible a los problemas de su tiempo, vivió motivada de que ayudar al necesitado no es una locura y así marcada por el espíritu de ese pensamiento decide fundar la Congregación Pasionista llamada Hijas de la Pasión de Jesucristo y María Dolorosa, en Tacubaya, México Distrito Federal en el año 1896, con la colaboración del Padre Pasionista Diego Alberici, de nacionalidad Italiana.

La misión de la Congregación es la edificación del Reino, igual que Jesús, hasta la Cruz. Dentro de la Congregación se tienen como vocación la confirmación con Cristo Crucificado y como misión específica el anuncio de la Buena Nueva del amor del Padre manifestado en la Pasión de Cristo. El Arzobispo de San Salvador Monseñor Luís Chávez y González decide invitar a la Congregación Pasionista a fundar un Colegio Católico en El Salvador, con el objetivo de formar una auténtica comunidad Educativa Pasionista.

Es así como en 1939 se fundó el Colegio “La Divina Providencia”, ubicado en el Barrio San Jacinto departamento de San Salvador, iniciando su funcionamiento con 40 estudiantes inscritos, inicialmente del sexo femenino. Luego en 1940 se trasladaron a la Calle Concepción, Barrio Concepción, departamento de San Salvador, donde hasta la fecha esta ubicado.

Desde su fundación, se ha caracterizado por proporcionar una Educación Integral, haciendo una síntesis entre cultura y fe, de acuerdo a los valores de la Iglesia, orientaciones enmarcadas por la Federación de Colegios Católicos y el Ministerio de Educación. El Colegio pudo brindar educación tanto a niños como a niñas desde kínder hasta sexto grado y con el objetivo de lograr la integración familiar decide admitir estudiantes del sexo masculino en Tercer ciclo y bachillerato por lo que a partir de 1991 es un Colegio Católico Mixto en su totalidad.

El Colegio es dirigido por Religiosas Pasionistas, las cuales están dedicadas a la educación de la niñez y juventud. Las virtudes que ellas buscan cultivar son: ž